domingo, 2 de noviembre de 2008

Huérfanos

La crisis actual tiene muchas causas, pero todavía más efectos, tanto primarios como secundarios. Entre los primeros están los regueros de parados, hambrientos o muertos que jalonan las cunetas de según qué sitio analicemos, y entre los segundos podríamos citar desde la cancelación de las vacaciones en Sierra Nevada (ojalá nieve en Grazalema, y así podamos ir como gilipollas a traernos un muñequito de nieve en el capó del coche), hasta tener que comprar las marcas blancas que empiezan, misteriosamente, a sabernos tan ricas como las otras; desde que a uno le salgan herpes en el tímpano cuando escucha a la Sánchez, el Chaves o el Rodríguez de turno decir que todo va a pasar pronto gracias a ellos, hasta que se le coja cariño a ese trabajo que hasta anteayer mismo no tenías claro si era una mierda de trabajo o un trabajo de mierda.

Sin embargo, olvidamos unos efectos que podríamos llamar terciarios, que no afectan al bolsillo pero sí a la fibra de la que estamos hechos: el pensamiento. Un ejemplo es la orfandad ideológica a la que se ven abocados millones de españoles, es decir, la total indefensión en la que hemos quedado muchos de los veinte millones de seres humanos que creíamos que el PP era el partido en el que nuestras ideas eran defendidas valientemente y aplicadas diligentemente. La realidad es que la crisis (la del PP) nos ha dejado con una Oposición indigna, más empeñada en mimetizarse con el Gobierno que en enfrentarse a sus desmanes, y con unos líderes cuyo hedor a derrota y cadaverina inunda el ambiente con tan sólo pronunciar sus nombres. Hagan, si no, la prueba: “Rajoy”, “Arenas”… Huérfanos quedan también muchos de los que estaban convencidos de la superioridad moral y práctica del libre mercado frente a los otros sistemas; ahora, confundidos, ven cómo sacan pecho los defensores de unas doctrinas cuyos éxitos se resumen en fosas llenas de cadáveres, cárceles rebosantes de opositores, sistemas de producción obsoletos y competitividad nula.

¿Cómo consolar a tanto huérfano desorientado? En lo político, decirles que el mérito intrínseco de las ideas y los valores no puede ser alterado por la desvergüenza de sus supuestos defensores, así que ánimo y a resistir. Y en lo económico, la historia demuestra que la peor pesadilla capitalista es más respirable que los gases tóxicos de cualquier experimento comunista o neocomunista que en el mundo haya sido. No ha fallado el libre mercado, que viene de libertad y de mercado, sino el control político sobre la especulación, la avaricia y los excesos. En todo caso, el libre mercado sigue siendo el menos malo de los sistemas económicos, y la democracia el menos malo de los políticos. Y al igual que tu trabajo, puede que sean una mierda, pero que Dios te libre de perderlos.

.
La Voz, Jerez, 2 de noviembre de 2008

14 comentarios:

Majura dijo...

Hola,

¿30 mil seres humanos mueren al día por este sistema del libre mercado y ese es el mejor sistema de los conocidos? Curioso concepto de lo que es lo mejor y lo menos malo.

La avaricia, la especulación... ¿cómo se puede decir que no son intrínsecas al sistema de libremercado cuando el 90% del money que circula por estos mundos de Dios es especulativo?

Pero estoy de acuerdo en que el mercado sea LIBRE, nada de que venga el improductivo e ineficiente ESTADO a salvar a las megaeficientes e infalibles empresas. Por eso, que sea libre de verdad, nada de aranceles ni subsidios... a ver qué pasaría.

Saludos,
Majura.

Nadie dijo...

Totalmente de acuerdo contigo en lo de los aranceles y subsidios.
En cuanto a los 30.000 muertos diarios, ¿estás seguros de que se le pueden achacar al libre mercado?, ¿tendrán algo que ver la corrupción, el proteccionismo, los aranceles y subsidios del primer mundo...? ¿No han sido y son las mayores hambrunas del siglo XX en "paraisos" socialistas? Reflexión, amigo Majura, reflexión y libros de historia.

Majura dijo...

Corrupción, subsidios, aranceles... son promovidos por la OMC o el FMI, adalides del libre mercado. Desde mediados de los 70, la política económica llevada a cabo en los países denominados en desarrollo es la del Consenso de Washington, nadie que sepa un poco de Historia (¿era a mí lo de leer libros?... por favor, amplía tus manuales) niega que esos 30 mil muertos se deben al sistema (Quizá mi error en el comentario anterior fuese el de confundir libre mercado con neoliberalismo).

En cuanto a las hambrunas pasadas... ¿hablamos del pasado o de los muertos de ahora? Es mezquino confundir ideas con acciones. Los regímenes asesinos socialistas como el de Pot o Stalin se debieron a "personas", mientras que los asesinatos del sistema capitalista lo son por naturaleza, es decir, en el primer caso, la perversión es personal, en el segundo es intrínseca al propio sistema.

Un besito, amiga Nadie.

Nadie dijo...

Nadie, como Odiseo, es masculino, pero te acepto el beso (en la mejilla).
Grave error ese de pensar que los sistemas socialistas son "buenos", pero los corrompen personajes "malos". Los sistemas socialistas son perversos por naturaleza, desde el momento en el que niegan la libertad del hombre o, en el mejor de los casos, la supeditan a unas supuestas libertades comunitarias. La solidaridad está muy bien, pero eso no es el comunismo. El comunismo es igualar en la pobreza, es cercenar la iniciativa y el afán de superación, es odiar al que tiene más. No hablo de acciones, hablo de ideas (y de las acciones consiguientes, sí). URSS, Cuba, Vietnam, Corea del Norte, Camboya...todo fracasos, todo muerte, por no hablar de los experimentos africanos o del atraso galopante del cono sur americano-bolivariano-cheguevariano...China, igual, y mira el "comunismo" que practica ahora...
El libre mercado del que hablamos también está manchado por la corrupción y los contrasentidos, sin duda. Llámalo neoliberalismo o neoloquequieras, pero lo cierto es que yo abogo por un Libre Mercado libre de verdad, sin trabas, sin tasas, sin aranceles, sin proteccionismo, con igualdad de condiciones para todos; sumergidos en unos sistemas democráticos que garanticen el juego limpio en lugar de, al estilo comunista, perpetuar el juego sucio. Los engaños de nuestro sistema me repugnan tanto como a ti, por eso quisiera mejorarlo y depurarlo, en lugar de sustituirlo por algo que se ha demostrado pernicioso y monstruoso en todos los casos en los que se ha puesto en práctica.
Un abrazo.
Nadie.

P.D.
¿De dónde eres, Majura? ¿De la tierra del vino, los caballos y los pronto 30.000 parados?

Majura dijo...

¡Bien!
Me gusta... No compartimos la misma visión pero me gusta. No soy comunista (¡Dios em libre!) . Pero me escandaliza ver cómo se demoniza a un sistema que tiene sus fallos como los demás, por eso cuando se ataca al comunismo o socialismo por defecto me sorprendo... El capitalismo también es pernicioso y monstruoso, porque yo vivo bien gracias a que hay gente que vive mal.

Y me dejas de piedra al decir que supeditar el bien común a la libertad individual es perverso... ¿Que todo el mundo pueda tener una escuela y un médico gratuito es perverso? ?Lo "solidario" es tener un médico según lo que "pagues"? (Por poner un ejemplo... por eso me da la risa floja cuando el Psoe se dice de izquierdas...)

Es innegable que el comunismo niega la libertad, pero como dice el obispo Pere Casaldáliga: primero que todo el mundo tenga algo que llevarse a la boca, y luego hablamos de libertad. ¿Cómo pretendes un libre mercado "con igualdad de condiciones para todos" si las condiciones iniciales son vergonzosamente tan dispares? Es mezquino hablar de las experiencias socialistas africanas después de doscientos años de políticas económicas coloniales. Incluso en países del conos sur se está hasta cierto punto atados de manos. Frai Betto dice que Lula llegó al gobierno pero no al poder. Ningún presidente de un país "poderoso" puede realizar políticas económicas realmente socialistas porque los mercados financieros se les echarían encima provocando la caída de la moneda, despidos masivos...

En cuanto a lo que dices de las experiencias socialistas, te repito que una cosa son las ideas... pero bueno, si quieres ejemplos que demuestran que algunas veces no se ha hecho mal del todo tienes el ejmplo de Cuba:

El PNUD saca todos los años un Informe con un ránking por Estados según el nivel de desarrollo. Cada año añaden más parámetros porque es muy difícil definir y conceptualizar qué es el desarrollo (no confundir con crecimiento), pero básicamente se basan en tres parámetros: PIB per cápita, esperanza de vida y tasa de alfabetización. De ahí se saca un índice (IDH: Índice de Desarrollo Humano) y se dividen los países en IDH alto, IDH medio e IDH bajo. Cuba, para tu sorpresa, se encuentra en el Informe de este año en la zona alta, en el puesto 51 (España es el 13 y USA el 12). Pero claro, lo más importante es que no hay libertad.
Y me río yo de la libertad de democracias como la española o la estadounidense. Qué bonito ha sido lo de la Constitución Europea... eso es democracia, sí señor.

Un beso, en la mejilla y feliz fin de semana.

Majura

Nadie dijo...

Tú no vives bien gracias a que hay gente que vive mal. Tú no eres culpable, aunque lo creas, y aunque quieran hacérnoslo creer. Tú no eres guapa porque otra sea fea, ni alta porque otra sea baja, ni inteligente porque otra sea estúpida, ¿verdad? Pues esto es lo mismo.
En el principio todos (TODOS)eran pobres, y poco a poco se fue generando riqueza (¿cómo? Con el comercio (=mercado)), de manera que la humanidad se iba liberando de cadenas y el hombre diferenciandose, en sus necesidades, de los animales (ya no era sólo comer y reproducirse). Aquellos lugares en los que más libertad y más mercado ha habido a lo largo de la historia, han sido los más prósperos, y así sigue siendo a día de hoy. ¿Ha habido explotación y opresión de unos países sobre otros a lo largo de la historia? Desgraciadamente sí, pero la época colonial acabó hace tiempo; ahora los gobernantes de los países atrasados tienen gran parte de la responsabilidad de lo que pasa en ellos.
La riqueza, a diferencia de la energía, sí se crea y sí se destruye. El comercio y la libertad la crean. La opresión contra el individuo, contra su afán de superación, contra su afán de...¡riqueza!, la destruyen.
Y sí, amiga mía, la libertad es tan importante, que muchos cubanos arriesgan y entregan su vida por conseguirla, aunque Castro les "pague" el colegio; y ningún estadounidense se va a vivir al paraíso cubano para disfrutar de las bondades del socialismo real (y, que yo sepa, tú tampoco).

Javier L. dijo...

Nadie,

Considerando el tipo de educación que hemos tenido y los medios de comunicación actuales, es casi milagroso que todavía quede gente que piense como tú acerca de las causas de la pobreza en el mundo y siga defendiendo la libertad. De todas formas, me reconforta sentirme parte de esa luchadora minoría, aunque nuestros interlocutores (socialistas de todos los partidos) bramen cuando se les lleva la contraria (este no es el caso, desde luego).

mafd dijo...

Nadie, desde mis trifulcas con el querido simpatizante de IU que esporádicamente aparece por aquí habrás comprobado que no he vuelto a polemizar de política con participantes de ese signo político o similar. No es superioridad intelectual de una u otra parte, no. Es simplemente que me veo impotente ante el acúmulo de argumentaciones vacías de contenido y cuajadas de tics demagógicos archirrepetidos hasta la saciedad. Una vez más nos asaltan con los latiguillos consabidos y, una vez más, me maravilla tu tenacidad en la defensa de los valores de la sociedad occidental,... pero no te equivoques, son vanos, ya que es imposible pretender derribar el eslogan castrista de la bondad del sistema comunista revolucionario implantado a fuego en las mentes bienpensantes...

En todo caso, tu último párrafo: ¡¡DEMOLEDOR E IRREFUTABLE!!

Nadie dijo...

Querido Javier L.:
Bienvenido, gracias por formar parte de este pequeño foro de discusión, y ojalá podamos sequir contando contigo.
Queridos Javier L. y Mafd: hay ciertas guerras que no deben ser luchadas porque exista esperanza de victoria, sino porque sentimos que es nuestro deber lucharlas. En cualquier caso, en el momento en el que todos deciciésemos que no merece la pena seguir en la lucha, el mundo sería mucho peor (aún) de lo que es, y nuestra vida tendría menos sentido, si es que tiene alguno. Mis palabras nacen de mi convicción, no de mi esperanza de convencer a otros. Y, por otra parte, mis convicciones están sujetas a la posibilidad de cambio, basta con que se me convenza de que otras convicciones son mejores.
Abrazos para los dos, también para Majura, y también para los que leen sin decir nada.

keyser dijo...

touche!

Majura dijo...

Perdón por la ausencia, causas mayores.

A ver por dónde empiezo... lo de quen las colonias ha acabado, matiza, por favor: ha acabdo políticamente, económicamente no. De hecho, se concedieron independencias porque se mantuvo el colonialismo económico.

¿Los lugares más prósperos son aquellos donde ha habuido más mercado? Vete a las grandes urbes latinoamericanas o asiáticas, o a USA con sus 4 millones de pobres. O vete a comunas, o a la selva, donde la gente está plenamente adaptada al medio donde vive, bueno, perdón, "estaban", hasta que llegó el libre mercado y les dijero que esos bosques son de alguien que se apellida S.A.

¿El mercado ha traído riqueza? El libre mercado no, y el mercado a secas sí, pero no por sí mismo, la riqueza la ha generado la conjunción de varias cosas: Si la clase trabajadora no hubiera protestado en su día, ningún derecho civil se habría conseguido, y por tanto la riqueza seguiría en eas pocas manos, que es exactamente lo que ocurre en esos países que no son ya "colonias". El mercado genera riqueza cuando el sistema político en el que se enmarca (y debe ser así, y no al revés)canaliza esta actividad para que atienda a la sociedad civil, la economía debe estar al servicio de la sociedad, y no al servicio de los amos del mundo.

Y esto enlaza con lo de que yo no vivo bien porque otros viven mal y la "culpabilidad"... ¿En qué mundo vives? ¿No bebes café?, ¿no comes arroz? ¿cacao? etcétera, etcétera... y en cambio los países que producen estas cosas están arrastrados (¡!) ¿De dónde crees que sale el cacao de Nestlé? ¿Generación espontánea? Dios mío, dame paciencia, pero dámela ya. Tú no eres culpable, eres corresponsable, que son conceptos diferentes. Obviamente nadie es culpable de haber nacido en un sitio, es simplemente suerte. Pero es que además, no sólo en qué mundo vives, sino en què país/sistema vives: ¿no hay pobres en Jerez? ¿en Londres? ¿e Washington? Otro dato: si sumas toda la cantidad que el gobierno español destina en AOD que actualmente está en torno al 0.50% de los Presupuestos Generales del Estado, eso supone tan sólo la séptima parte de lo que estos países empobrecidos aportan a nuestras arcas (y eso que la AOD contabiliza incluso las condonaciones de deudas -¡!-).

¿Por qué no estoy en Cuba? ¿Por qué no estás tú metido en política? Supongo, (me tomo la libertad de suponer, así que admito la colleja de vuelta por si me equivoco) que uno de los motivos es que piensas que se debe actuar desde muchas esferas, que hay muchas formas de hacer política, de defender ideas e incidir en la sociedad. Las políticas más justas, humanas y de desarrollo no se van a popularizar invadiendo Cuba... ¿qué gano yo con eso si yo soy un GANADOR del capitalismo? Gracias a Dios, aquí me da para mantenerme, y puedo hacerlo sin atarme a un banco, y si no pudiera, no me iría, seguiría aquí intentando cambiar este desaguisado. Pero ese es otro tema, perdón...
¿Se solucionaría el problema de la pobreza si Gates, Buffet, Slim o la Duquesa de Alba renunciaran a sus riquezas sin denunciar cambios en las macropolíticas? Las normas del mundo se fijan aquí, la gran masa consumidora está aquí, desde aquí puedo poner hojas de reclamaciones, comprar productos de Fair Trade, asistir a manifestaciones, escribir a periódicos, hacer incidencia política. (Aunque, obviamente, al igual que en Cuba, no puedo votar un sistema alternativo al existente).
Y si viviera en Cuba, haría lo mismo para intentar paliar las enormes carencias existentes allí, pero eso lo haré cuando todos los nenes del mundo se escolaricen y no se mueran de hambre.

Creo que eso explica con claridad por qué no vivo en Cuba.

Y para que esto me siga sirviendo de aprendizaje (coincidimos en eso: mis palabras nacen de la convicción y están sujetas a cambio), quisiera preguntarte:

Si de verdad los liberales creen que el libre mercado proporciona la mejor respuesta a la pobreza y es el generador máximo de riqueza... ¿por qué nunca alzáis la voz para hablar de la pobreza? Bueno, "alzar la voz", ni siquiera en voz baja... Nunca sale un liberal hablando de la pobreza del mundo, en ningún programa político liberal he visto que luchen contra la pobreza mundial, en los medios de comunicación liberales no hablan de ello... qué ganas tengo de oírles diciendo: "Es vergonzoso que siga existiendo pobreza, desde aquí lucharemos contra ella llevándoles el libremercado, que, a tenor de los fracasos socialistas es la vía más eficaz".
¿Por qué? ¿Si según tú no se sienten responsables, por qué no lo denuncian? Y sobre todo, ¿por qué no les indigna la pobreza? ¿Por qué cuando organizaciones de izquierda salen a la calle y reclaman otras vías para acabar contra la pobreza los liberales no salen también a la calle ofreciendo sus métodos?.

Otra cosa, aunque esta es a Mafd: los valores de Occidente no son los valores del libremercado. Si de todo lo bueno que ha salido de Europa te quedas con el libremercado... uf... Aunque bueno, entiendo la confusión, los liberales actuales cuando hablan de democracia se refieren a libre mercado (no hace falta irse a Afganistán, USA o Irak, la propia UE ha dejado clara su modelo de democracia con el tema del Tratado de Lisboa).

Y por último, a modo de recordatorio, ya lo dije, no soy comunista, pero tampoco capitalista, me niego a creer en un sistema que te valora por lo que tienes y no por lo que eres. Es así de simple. Tanto tienes, tanto vales. Y desde posiciones liberales se nos exhorta a asumir este fin de la Historia, que este es el menos malo de los sistemas. Y en Haití se comen galletas hechas de barro (Y ya puedes buscar en todas las fuentes que quieras, que no podrás justificar que la pobreza de Haití es intrínseca).

Majura dijo...

Hola:
Perdón, con tantas cosas, he releído el post y ha quedado un poco brusco y seco, ni un hola ni nada... Espero que todos estéis bien y me alegro de leeros de nuevo.

Buenas noches.


Y se me olvidaba un dato:
Sí hay un organismo liberal cuyo fin principal es erradicar la pobreza, que es el Banco Mundial. Esa es su misión. Pero, ¿sabéis cuántos proyectos del BM han funcionado?

CERO.

Nadie dijo...

Majura, de verdad que ahora mismo no puedo responderte a todo, pero déjame que te diga, sin ironía de ningún tipo, que me gustan algunas de las cosas que has dicho, y que estoy de acuerdo con ellas.
Pero no creas que por considerarme liberal soy inmune a los sentimientos. No creas que la pobreza me deja indiferente. No es así.
Tu intervención no me pareció ni brusca ni seca. No te preocupes.
Ya hablaremos.
un abrazo,
Nadie

Majura dijo...

Hola, sólo dispongo de tiempo suficiente los fines de semana (y a veces ni eso), así que no te preocupes... cuando puedas.

Mira, la semana pasada mi marido me dijo algo que me hizo recordar esta conversación: escuchó en un partido de fútbol de la selección sueca que en Suecia existe un límite salarial para los futbolistas. Ninguno puede ganar más que un científico, 10 mil euros/mes. Políticas como esas son las que a mí me gustan...

Además, ya que he entrado, he leído tu artículo sobre Lukoil... y es precisamente eso lo que digo cuando comentas

"la libertad de mercado por encima de casi todo, pero en ese “casi” no está incluida la seguridad del país, su viabilidad económica ni la supervivencia de sus ciudadanos, y por ello lo de Lukoil nos parece un disparate".

Pues el libre mercado hace eso SIEMPRE, pero sólo lo ves cuando se habla de España, ¿qué pasa con los demás países? ¿Qué pasa con los recursos naturales de Bolivia o el Congo? Cuando el demonio de Evo Morales quiso que los recursos naturales no quedaran en manos extranjeras, no escuché lo mismo. Y si en España es una tragedia perder el control de los recursos naturales (que, por cierto, entre o no Lukoil ya están perdidos, pero esa es otra historia), en un país con las carencias de Bolivia, ni te cuento.Por eso no creo en el liberalismo, y ni me tomo en serio el liberalismo español (no es nada personal), que es liberal de fronteras hacia fuera, y proteccionista o comunista o nacionalizador o como quieras llamarlo hacia dentro.

Así es difícil creer en eso que decías: "lo cierto es que yo abogo por un Libre Mercado libre de verdad, sin trabas, sin tasas, sin aranceles, sin proteccionismo, con igualdad de condiciones para todos; sumergidos en unos sistemas democráticos que garanticen el juego limpio en lugar de, al estilo comunista, perpetuar el juego sucio". ¿Ese es el juego limpio que deseas?

Y que conste que estoy de acuerdo contigo, cada país debe garantizar su supervivencia, pero por eso mismo estoy en contra del libremercado: es una opción contraria, irreal, asesina (como el comunismo) y suicida (el libre mercado por encima de la política está acabando con derechos sociales de Occidente que hemos tardado siglos en conquistar y que gracias a ellos somos lo que somos).

Tened buena semana, y si podéis disfrutar de puente, estupendo. A mí me toca viajar, pero por trabajo.