domingo, 16 de noviembre de 2008

GINOSUR (Introducción)


A veces es necesario descansar un poco de la puerca actualidad política y de todas las cosas tristes contra las que los columnistas suelen patalear con nulos resultados prácticos. Es pues, quizá, un buen momento para explorar caminos más lúdicos y menos cargantes de la escritura, y por ello no les hablaré hoy, pese al título, de la última pamplina subvencionada por el Ayuntamiento o la Junta con nuestro dinero, y tampoco del congreso de los ginecólogos andaluces. Antes al contrario, este escrito da inicio a una serie que quien esto suscribe lleva largo tiempo ideando: los Grandes Inventos No Suficientemente Reconocidos (GINOSUR). Así, cada vez que vean una columna con dicho encabezamiento, sabrán de lo que hablo. Van a ser 10 los inventos que se tratarán, y aunque ya hay algunos decididos, cualquier sugerencia será considerada. Dependiendo del éxito, podrá haber una segunda serie llamada “MIERCIN” (Mediocres Inventos Excesivamente Reconocidos y Casi Inútiles), y una tercera que se llamaría “IMANIN” (Inventos Misteriosamente Aún No Inventados).

A los firmes defensores de la Justicia en el mundo les resulta indignante que algunos inventos prepotentes se lleven la fama y la gloria mientras otros, humildes y esforzados, hacen calladamente el trabajo sucio sin obtener a cambio reconocimiento alguno. Tampoco se comprende que haya una serie de artilugios que gozan de prestigio exagerado, cuando la realidad demuestra que no sirven para nada; por último, cuesta entender cómo ciertas cosas que no parecen tener mucho misterio, y que mejorarían sustancialmente nuestras vidas, aún no han sido inventadas. De todo ello trataremos en estas columnas que se distribuirán aleatoriamente (es decir, cuando se me antoje o no tenga nada mejor sobre lo que escribir) entre las habitualmente dedicadas a hablar con cierta severidad de lo humano y lo divino. A lo largo de esta apasionante serie descubriremos las maravillas de la cinta americana, por qué es bendita la existencia de E-mule, o el número incontable de horas de trabajo y hojas de papel que el sencillo “tippex” ha ahorrado al ser humano. Sabremos del fiasco que son los sistemas “abre fácil” de los botes de leche, el engaño global del “post-it”, o el fracaso inconcebible de la goma de borrar bolígrafo. Y también trataremos de hallar la respuesta a algunos de los enigmas que atormentan a nuestra especie, como que nadie haya inventado aún un teletexto decente, drogas saludables o calzoncillos autolimpiables.
Si quieren unirse a la aventura, no se pierdan próximamente el primer capítulo de la trilogía, dedicado a ese maravilloso trozo de tejido que marcó un sangriento antes y un fresco y suave después en la vida íntima de innumerables personas: la toallita húmeda.
.
NO PUBLICADA EN La Voz, Jerez, 16 de noviembre de 2008. Algunos pensarán que se me ha ido la olla pero, ¿qué más dá?

10 comentarios:

Díaz de Vivar dijo...

Me apunto rápida y gustosamente a esta nueva serie bloguera. Y como la cosa va de "desconexión de lo humano y lo divino" no mencionaré posibles inventos con sus acrónimos porque, lo que empezaría siendo chistoso, acabaría por encabronarnos.

PD: ¿Calzoncillos autolimpiables?. ¿Es que los gayumbos se limpian? :D

Nadie dijo...

Querido Díaz de Vivar, me temo mucho que la "serie" empezó y terminó en el día de ayer. La columna no fue publicada en el diario (a lo mejor por un fallo de las rotativas), y mi instinto me dice que será mejor dejarlo así. A veces la sociedad no está preparada para entender ciertas cosas. En fin, me alegro de que te haya gustado, y tengo que decirte que la columna dedicada a la toallita húmeda habría sido legendaria y gloriosa. Quizá otra vez será, ¿quién sabe?

mafd dijo...

¿por qué comenzó y terminó ayer?, ¿es que no somos nosotros tan merecedores de leer tus comentarios como los propios lectores del diario?

No nos hurtes de dichos inventos, por favor, porque me estaba relamiendo de gusto.

.. ¡ES QUE NO ESTÁ HECHA LA MIEL PARA LA BOCA DEL ASNO, COÑO!

Un abrazo.

Nadie dijo...

Sí, Mafd, merecéis eso y más, pero a mí no me compensa el esfuerzo. O soy demasiado vago, o no tengo suficiente tiempo, pero el caso es que a veces me las veo y me las deseo para preparar una columna semanal. No podría hacer una adicional sólo para vosotros; insisto, no es que no lo merezcáis, es que me falta capacidad.
:)

De todos modos, hay gente que tras leer GINESUR (INTRODUCCIÓN) me llamó por teléfono para recomendarme que, antes que arrastrame por el fango como los futbolistas que no saben retirarse a tiempo, renuncie a escribir. Y no ha sido un total desconocido. Un tal Keyser, Kayser, Kyeiser, Quyeaiseg, o algo así.

;)

keyser dijo...

Nadie, tu comentario no hace honor a la verdad. Yo no dije eso, y si lo pareció lo lamento. Lo que dije es que si tu futuro columnístico pasa por escribir sobre el "post-it", los "salvaslips", la fregona y cosas similares... la verdad, creo que es mejor dejarlo.

Aprecio enormemente tus cualidades literarias, pero creo que de hacer muy buenas críticas políticas a escribir sobre gayumbos autolimpiables, va un salto... que no mereces hacer.

¡Ojo, yo no he dicho que dejes de escribir! He dicho que para escribir "mierda" ya hay otros...

Sigue escribiendo, pero de verdad. Que te apetece hacer una columna de cachondeo, olé tus cojones, pero que nos amenaces con una serie de trilogías... me parece excesivo.

Nadie dijo...

A lo mejor por eso no la han publicado, Keyser, porque cuando se han visto publicando treinta columnas como la del domingo, ¡no han podido soportarlo!

Miguel Díaz dijo...

hasta sobre las mierdas ma grandes
se pueden escribí verdaderas obras de arte

puede que tu propuesta quizá
suene a demasiao originá:
es lo que tiene ir por delante...

PD
si no hay ninguna otra historia detrá...

Díaz de Vivar dijo...

¡Vaya por Dios!. Suscribo lo que dicen mafd y Miguel Díaz. Además, si no te lo publican, ¡leches, ponlo aquí!.

Eso sí, a falta de "serie" tenemos otro impagable rifirafe entre tú y Keyser :).

Y, ya que estoy, os recomiendo a todos ver una preciosa película en los cines. ¿Cuál?. No es por autopublicitarme pero ya sabes dónde leerlo...

Un abrazo

Nadie dijo...

Pues habrá que ir a ver "Bella" (la niña de la foto tiene cara de cualquier cosa, menos de mexicana), aunque dudo que la pongan en los cines de Jerez. La buscaré, de todas maneras.

maikel dijo...

Se te ha ido la olla, Nadie, pero qué más da