domingo, 4 de marzo de 2007

Adiós, Delphi, adiós


ADIÓS, DELPHI, ADIÓS
.

La mayoría de los occidentales que viaja a países del “tercer mundo” (expresión que, si lo piensan, es una gilipollez), vuelve impactada por lo feliz que parece ser la gente de esos lugares a pesar de la miseria en la que vive. Algo así sucede con los habitantes de la “provincia-tercer mundo” de España: haciendo de su tragedia un sayo, son los más felices del mundo. Eso, naturalmente, de cara a la galería, porque aunque en Cádiz las procesiones vayan por fuera, la procesión va por dentro. Ahora que ya somos una realidad nacional, el “asunto Delphi” nos abofetea con una realidad real cuyas secuelas padeceremos durante décadas. Sin embargo, Manuel Cháves, chico despierto donde los haya, habló del tema con Zp, y este le brindó “todo el apoyo y la colaboración”, así que… ¡estamos salvados! Se ve que el carnaval no ha terminado, o eso parece al observar las chirigotas que montan quienes tratan de pescar votillos en río putrefacto: igual vemos al PSOE que no se entera de nada (estaba muy ocupado con el Estatuto) pero se solidariza con todo lo que se menea, que sale el PP culpando a los socialistas del cierre (como si ellos presidieran el consejo de administración de Delphi); lo mismo aparecen alcaldes de todos los colores anunciando propuestas para condenar el cierre (perfectamente inútiles, pero…¡quedan tan bonitas!), que sindicalistas deseando lanzarse a las barricadas (“el civismo se va a terminar”, dijo Antonio Pina, de CCOO) creyendo que el vandalismo que funciona con Astilleros -porque los gobiernos se cagan- va a funcionar con una empresa privada; y no faltan decorativos comunistas que echan la culpa de todo a la deslocalización, al imperialismo o a la globalización, obviando que la empresa americana está en quiebra, perdió 5.500 millones de dólares tan sólo el año pasado, y ya ha despedido a más de 20.000 trabajadores en su propio país. En todo caso, si es deslocalización, tendremos que aceptar las reglas del juego y ver con tristeza cómo marchan ahora los que con alegría veíamos llegar hace 30 años, cuando éramos buenos, bonitos y baratos (ahora lo son otros). En fin, todo esto se llama libre mercado y, mal que les pese a algunos, es el único sistema que funciona. Lo demás es Cuba, Corea del Norte y similares.
¿Y las subvenciones?, ¿y los compromisos? Dado que existen acuerdos para mantener la actividad hasta 2010, tendrá que haber demandas en los tribunales, pero, con la empresa en quiebra, ¿se podrá exigir el cumplimiento de lo pactado? Si los acuerdos no fueron muy bien negociados por la Junta de Andalucía, va a ser difícil. No se sabe bien si la empresa ha tomado el pelo a la Junta, pero se sabe perfectamente que la Junta toma el pelo a los ciudadanos cada vez que regala unas subvenciones que sólo sirven para narcotizar a empresas y trabajadores, para falsear un mercado que, tarde o temprano, dicta su inexorable veredicto. Quizá por eso la U.E. sólo acepta subvenciones en Investigación y Desarrollo, pues allí tienen claro que las administraciones públicas no deben ser UVI´s de empresas en estado terminal, y no pueden sustituir a la inversión privada. El empleo lo deben crear los empresarios, y la misión de las administraciones ha de ser facilitarles la tarea y fomentar la competitividad. Sin embargo, no hay que ser muy avispado para ver claramente que el verdadero problema de Andalucía dentro de España, y de España dentro del mundo, es la pérdida galopante de competitividad. Está claro que Delphi no ha sido la primera en caer; tan claro como que tampoco será la última.

.

.

.

La Voz, Jerez, 4 de marzo de 2007

.

.

.

Esta es la triste realidad (real) de Cádiz y gran parte de Andalucía. Que se vayan preparando los de Airbus. Nuestra poco industrializada tierra se desindustrializa aún más desde hace años. Nunca acabamos de converger con las zonas más desarrolladas, y si mejoramos algo en la clasificación es por la incorporación de nuevos paises ex-soviéticos, es decir, ex-tercermundistas. Sin embargo, Cháves y el socialismo siguen imperando desde tiempo inmemorial y hasta Dios sabe cuando. Señor Iker Jiménez, esto es un caso paranormal; reclamamos un programa especial.

4 comentarios:

Maikel dijo...

Andalucía, tierra de subvenciones, subsidios y caraduras que viven de ellas afiliados encima al paro. Por supuesto, viviendo y disfrutando de lo que los demás pagamos con nuestros impuestos. Éste es el problema de Andalucía agravado con casos como Delphi que, como dices en tu artículo, es ya irremediablemente por razones diferentes a los que tenemos en Andalucía. Cuando leo además las encuestas y hablan del paro enorme andaluz, me parto la caja riéndome, ¿paro en Andalucía? Aquí lo que hay es una preocupante economía sumergida que no redunda en beneficio del común, sólo de los jetas a los que encima nadie mete mano.
Por cierto, Pep, tu artículo ya no sale los domingos? Sale para Vocento entera? Dime

maikel dijo...

... fe de erratas...

..."irremediable por razones diferentes a las que ...

Nadie dijo...

Maikel, mi artículo sale cada domingo en La Voz de Jerez, como hasta ahora. Otra cosa es que en algunas ocasiones los "patatas" de la edición digital no lo cuelguen.

Anónimo dijo...

fascista