martes, 10 de abril de 2007

¡Ahora sí!




¡AHORA SÍ!

.


Seguramente Javier Benítez no lo recordará, pues estaba inmerso en una nube, agradeciendo las felicitaciones (muchas de las cuales ocultarían un sentido “ojalá te estrelles”) de todos los que entraban en el Recreo de las Cadenas para celebrar el lanzamiento de La Voz en Jerez, pero aquél día, cuando me llegó el turno, le dije: “Yo no te felicito, Javier, lo haré dentro de un año, cuando hayas demostrado que el periódico funciona”. Por tanto, como es de ley cumplir con la palabra dada, ahí va eso: Felicidades, Javier, pero no sólo a ti, sino a todos los que junto a ti hacen posible que cada día La Voz llegue calentita a los quioscos, lista para ser devorada como un bollo de pan recién salido del horno.
No es La Voz el diario que yo haría si fuera responsable de ello, igual que no es la Selección española que salta al campo la que sacaría yo si fuera el entrenador. Pero hay una diferencia: mientras que de los cuarenta millones de selecciones españolas posibles, ninguna sería tan mala como la que hace Luis Aragonés, de los miles de periódicos La Voz posibles, probablemente ninguno sería tan bueno como el verdadero. A pesar de ello, y aunque fue mi decisión unirme a la andadura de La Voz desde el principio, en algunas ocasiones pensé que quizá había cometido un error. Sin embargo, las pocas dudas que el paso del tiempo iba dejando, fueron totalmente despejadas cuando me sorprendió el firme e inesperado apoyo que quienes dan vida al periódico me prestaron tras el triste episodio que sufrí el pasado diciembre. Ahora estoy totalmente seguro de que no me equivoqué.
En la primera columna para este diario, divagaba así sobre mis sueños: “…empieza a soplar una brisa que despierta a la ciudad del sopor infecto que la envuelve desde los tiempos de la Creación (Y dijo Pacheco: “Hágase Jerez…”), y en mi sueño esa brisa la soplan, como Eolos de papel que se obligan mutuamente a ser cada día mejores, una voz recién nacida llena de ilusión y otra veinteañera llena de experiencia”. Un año después, aunque Jerez siga siendo una ciudad de pesadilla, esa parte de mi sueño se está cumpliendo. Por ello, una vez más, felicidades.
.

.

.

La Voz, Jerez, suplemento especial del 2 de abril de 2007

.

.

.

Con motivo del primer aniversario de La Voz en Jerez, escribí esta columna para el suplemento publicado para celebrar la efeméride. Es un poquito pastelosa pero, ¿acaso la ocasión no lo requiere?


4 comentarios:

maikel dijo...

No me parece pastelosa en absoluto, sino sincera y sentida. Hermosa columna, Pep, muy buena columna, amigo.

maikel dijo...

Pero, siempre hay un pero, hay cosas que no entiendo:

a. ¿Por qué dices que el apoyo que te dieron tras el triste episodio de diciembre fue inesperado? Creo que la reacción de los medios, algunos políticos y muchos amigos fue totalmente lógico y esperado. Qué preocupante falta de confianza en la especie humana, como refleja la frase... "muchas de las cuales ocultarían un sentido “ojalá te estrelles”". Una desconfianza absoluta que ofende.

b. Cualquiera que lea este párrafo y no sea o no haya estado en Jerez puede asustarse: "“…empieza a soplar una brisa que despierta a la ciudad del sopor infecto que la envuelve desde los tiempos de la Creación (Y dijo Pacheco: “Hágase Jerez…”), y en mi sueño esa brisa la soplan, como Eolos de papel que se obligan mutuamente a ser cada día mejores, una voz recién nacida llena de ilusión y otra veinteañera llena de experiencia”. Un año después, aunque Jerez siga siendo una ciudad de pesadilla..."
Hombre, Pep, tanto como pesadilla, ciudad infecta... Vale que Pacheco es un tipo que debería salir de la política de la ciudad, pero a veces pienso que Pacheco es el primer responsable de la evolución tan positiva que la ciudad ha dado en todos los sentidos en los últimos veinte años. Que las cifras del paro siguen iguales, vale, pero insisto en la enorme economía sumergida padecemos. Ahí es la Junta la que debería hacer algo.

c. Por cierto, cuál es esa voz veinteañera?? ¿Ya empezamos a quitarnos años?

Un abrazo

Nadie dijo...

A ver, Maikel, gracias por todo lo anterior al "pero". Para lo "postpero":
Las personas de La Voz me apoyaron más allá de lo que yo esperaba (como dijo León Tolstoi,lo mejor que uno puede hacer es no esperar nada de nadie, y así será muy bienvenido lo que llegue). Desde columnas de redactores y colaboradores hasta el ofrecimiento de servicios jurídicos, pasando por llamadas de altos directivos. Yo trato de ser biennacido, y por eso soy agradecido.
En cuanto a lo del "ojalá te estrelles", ¿de verdad dudas de que muchas de las sonrisas de aquél evento fueran falsas, y de que mucha gente realmente deseara que el nuevo periódico no tuviera fortuna? Si mi desconfianza te ofende, tu candidez me sorprende.
Jerez, políticamente, me parece una pesadilla. Que creas que Pacheco es el artífice de lo bueno de Jerez me hace dudar de la inteligencia que siempre he admirado en ti.
Y la voz veinteañera, amigo, es evidente que no soy yo, sino Diario de Jerez (relee el párrafo y lo verás claro).
Un abrazo, Miquele.

maikel dijo...

Gracias por la aclaración, no supe interpretar la metáfora.