lunes, 8 de septiembre de 2008

Serpico

¡Qué solos están los hombres incorruptibles¡
Y, ¡cuánta falta nos hacen!

Serpico, todo un clásico, toda una lección de moral, y uno de los motivos por los que Al Pacino es hoy día el mito que es.

8/10


2 comentarios:

mafd dijo...

¡¡Joder Nadie!!, ¡¡Me vas haciendo marcaje!!, Ayer domingo por la noche la vi en TCM (creo, o podría ser canalstar, no se seguro) y coincido contigo en la valoración. La escena final, de Pacino sentado en la acera de una calle con un perrazo de único compañero me resulta estremecedora y enormemente emotiva..

En todo caso, yo con Al Pacino tengo una debilidad, y con De Niro otra... espero con ansia la película que protegonizan juntos este otoño..

Nadie dijo...

No es marcaje, es que vimos el mismo canal. Aunque nunca dejarán de ser excelentes actores, la pena con Al Pacino y Robert de Niro es que ya pasó la época en la que hacían interpretaciones excepcionales en películas excepcionales. Pero...¡que nos quiten lo bailao!